Navigation
GLOSARIO
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z


A       
 

Ámbito territorial de una cooperativa de crédito

 

El ámbito territorial de las cooperativas de crédito viene definido por dos factores. En primer lugar, el ámbito que establezcan sus Estatutos y en segundo, el ámbito que le permite su capital social conforme a la escala legalmente establecida.
Así en el caso de que no coincidan ambos, el ámbito territorial de actuación será el menor de los dos anteriores.

 
 

Aportaciones de los socios de una cooperativa de crédito

 

Todos los socios de una cooperativa de crédito deberán poseer, al menos, un título nominativo de aportación. Los Estatutos determinarán el valor nominal de esos títulos, que no será inferior a 60,10 euros, así como el número mínimo de títulos que deban poseer los socios, según la naturaleza jurídica y el compromiso de actividad asumido por éstos, dentro de los límites legales a la tenencia de aportaciones. Todos los títulos tendrán el mismo valor nominal

 
 

Asamblea de Delegados de una cooperativa de crédito

 

Un mecanismo que trata de potenciar la participación de los socios en la Asamblea General es la desconcentración de dicha Asamblea en dos fases: Las Juntas preparatorias y las Asambleas de Delegados.

Esta desconcentración supone que los socios se reúnen primero en cada una de las juntas preparatorias a las que están adscritos para votar sobre los puntos del orden del día y designar delegado.

Posteriormente, esos delegados designados se reunirán en Asamblea que deliberará y tomará los acuerdos sobre la base expresada por los socios en las previas juntas preparatorias.

La normativa de cooperativas de crédito exige que para que pueda celebrarse este tipo de Asamblea, previamente deben haberse celebrado efectivamente más de las tres cuartas partes del total de Juntas preparatorias previstas en los Estatutos. Además, dicha normativa exige un quórum de asistencia determinado, de los delegados elegidos, en primera y segunda convocatoria

 Este peculiar sistema de adopción de acuerdos, que está muy extendido en las cooperativas de crédito, acerca la toma de decisiones al socio y le permite participar en ellas en cooperativas con un gran número de socios, en ámbitos territoriales de actuación muy disperso u otras circunstancias que dificultan al socio su asistencia a una Asamblea única y territorialmente centralizada.

 
 

Asamblea General de una cooperativa de crédito

 

Es el supremo órgano social de una cooperativa de crédito, equivalente a la Junta General de Accionistas en los bancos. Por tanto, la Asamblea General es la reunión de los socios que delibera y adopta los acuerdos objeto de su competencia, vinculando las decisiones a todos los socios de la cooperativa de crédito.

Dado que la Asamblea fija la política general de la cooperativa de crédito, sus principales competencias, entre otras, son: examen de la gestión social, aprobación de las cuentas anuales, del informe de gestión y aplicación de excedentes o imputación de pérdidas; nombramiento y revocación del Consejo Rector, de los interventores y auditores de cuentas; modificación de los Estatutos; emisión de títulos; fusión, escisión, transformación  y liquidación de la sociedad.

La Asamblea General puede ser ordinaria o extraordinaria y puede organizarse en dos fases sucesivas: Juntas preparatorias y Asamblea de delegados.

Su funcionamiento se rige por una serie de normas especiales recogidas en el Real Decreto 84/1993, de 22 de enero.

En la Asamblea General cada socio tendrá un voto. No obstante, si los Estatutos lo prevén, el voto de los socios podrá ser proporcional a sus aportaciones en el capital social, a la actividad desarrollada o al número de socios de las cooperativas asociadas; en este supuesto los Estatutos deberán fijar con claridad los criterios de proporcionalidad del voto.

 
 

Auditores de una cooperativa de crédito

 

Las cuentas anuales de las cooperativas de crédito serán auditadas por las personas, y con los requisitos, establecidos en la Ley 19/1988, de 12 de julio, de Auditoría de Cuentas, y en su Reglamento de desarrollo. La presentación y depósito de dichas cuentas se ajustará a lo previsto en el Reglamento de Registro Mercantil, sin perjuicio de que además deba cumplirse, en su caso, la normativa autonómica sobre el registro de cooperativas.