Phishing

Es un método fraudulento que pretende extraer claves o información confidencial del usuario, que posteriormente es utilizado para la realización de algún tipo de fraude suplantando su identidad. Generalmente, el “modus operandi” de los delincuentes consiste en enviar correos electrónicos, aparentando provenir de fuentes fiables como entidades financieras, con un enlace a una web que no es la verdadera de servicios financieros y en la que se solicitan datos personales.

Advertencias de seguridad:

– Una entidad financiera nunca nos va a enviar una comunicación solicitando nuestras claves, éstas son personales e intransferibles.

– No se debe pinchar en el enlace que aparece en el correo electrónico ni tampoco proporcionar nuestras contraseñas.

– Entrar sólo en páginas seguras (protocolo https://)

En ocasiones, los mensajes parecen verdaderos pues imitan bien los logos y colores corporativos de las entidades, pero es habitual que tengan errores de redacción. En caso de duda, es aconsejable ponerse en contacto con la entidad e, incluso, alertar de ello.